Imán potente, triple compartimento, recuerdo diario. El mensaje a todo color en gota 3D recordará las tomas y generará un refuerzo positivo en los clientes, por ejemplo, de una farmacia. Excelente para: Ambulancias, Farmacias, Laboratorios, Clínicas, Veterinarios, Asilos, Mutuas…

Casos de venta

Cliente: Laboratorio veterinario.
Objetivo: Acostumbrar a los dueños de un animal de compañía a administrarles su medicamento.
Estrategia: El lema elegido por un gran laboratorio europeo “Lo quiero, lo cuido” fue objeto de una extensa campaña de comunicación en toda la Unión Europea. Uno de los mejores apoyos elegidos fué sín duda alguna el AC833 TRÍO. Distribuído por una extensa red de veterinarios, la presencia en la nevera de un pastillero a la vez útil para distribuir los medicamentos y sobre todo indispensable para recordar la importancia de la administración sistemática de la dosis, ha ayudado a los proprietarios de perros o gatos a cuidarlos mejor… La opinión de los proprietarios de los animales fué de que el veterinario se preocupaba realmente de ellos y de su animal. El resultado fue un éxito con un número muy elevado de animales tratados.

Cliente: Farmacia.
Objetivo: Fidelizar a su clientela

Estrategia: Leyendo le receta, el farmacéutico o la farmacéutica decide regalar el pastillero TRÍO. En efecto, cuando el médico prescribe una medicina con una posología en tres tomas, el profesional incluye sistemáticamente un AC833 en la bolsita. Las tres palabras « mañana », « mediodía » y « noche » están claramente impresas con el fin de orientar al enfermo hacia el compartimento correspondiente. El empleado de la farmacia no omite indicar: « Encontrarán un pequeño regalo muy útil dentro de la bolsa! Les ayudará a respetar las tomas diarias de sus medicinas sin equivocarse » Señalar también que el AC833 cumple la función de porta mensaje magnetizado en la nevera y se coloca pues en el lugar más estratégico para recordar su posología al paciente. Resultado: ¡clientes satisfechos y fidelizados por una publicidad permanente… ¡en la cocina!